domingo, 1 de julio de 2018

PLAYA DEL SARCHAL Y RECINTO SUR

   El domingo 1 de julio decidí dar una vuelta por el Recinto y el Sarchal intentado conocer las dimensiones de las colonias de Gaviota de Audouin (Ihct. audouinii) y Gaviota patiamarilla (Larus michahellis) que aquí se han establecido.
 
   Sin embargo, en la parte más baja del Recinto Sur lo primero que me encontré fue con un nido de Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), que tenía nada menos que 5 pollos totalmente emplumados preparados ya para iniciar sus primeros vuelos. Aquí podéis ver un primer plano de uno de ellos, un grupo de cuatro y otro que se había separado un metro de los demás.




   Más arriba estaban las Gaviotas patiamarillas, entre las que leí la única anilla de un ejemplar adulto, la Tarifeña G:08C, posada en su atalaya donde tiene el nido.

G:08C - 01/07/2018

    A pesar de que encima del acantilado discurre una acera continuamente transitada, las gaviotas se alteraron mucho con mi presencia (deben conocerme ya...) y todos los pollos se escondieron, así que decidí continuar y llegarme hasta la Playa del Sarchal. Aquí tenéis una vista desde arriba de la zona donde se han establecido las Audouin.



   Dispuesto a obtener una visión general de la colonia, decidí bajar los casi 300 escalones que me separaban de la playa, donde ya había un par de chavales bañándose. Para que os hagáis una idea de lo que hay encima de las audouin, hice esta foto desde abajo, como veis una zona totalmente humanizada, donde se mezclan una barriada de casas bajas y otra de bloques de edificios. Un lugar muy complicado para que la colonia pueda consolidarse en años venideros.


   De vuelta otra vez a la carretera, inicié el censo de la colonia, contabilizando unos 180 ejemplares adultos (con algunos de 3cy) y 19 pollos. Teniendo en cuenta que la semana anterior anillamos 52 pollos, y que todas las patas que pude observar no llevaban anillas, es muy probable que la colonia esté formada por unos 80 o 90 pollos y unas 90 parejas reproductoras. La alta vegetación que tiene este año la zona, y la imposibilidad de ver toda la colonia desde un solo punto, hacen muy difícil realizar un censo más concreto. A continuación algunas fotos.









    Dejé atrás el Sarchal y me dirigí a la zona "patiamarilla", para continuar censando volantones. En total pude ver 99, muchos de ellos ya en el mar o en las rocas de la orilla. Los que todavía estaban en el acantilado se camuflaban perfectamente, y algunos se oían pero no se llegaban a ver. Fijaros como estaban estos dos, totalmente mimetizados.


    De los 18 pollos anillados solo pudimos localizar a dos, los otros posiblemente ya se han marchado o se encontraban entre los que estaban en el mar. Combinando estas observaciones con otras realizadas los meses anteriores, podemos estimar que en el Recinto hay más de 100 parejas reproductoras y mínimo de 150 pollos. Para el año que viene, tendremos que mejorar nuestro equipo y practicar más con la escalada para poder llegar a más pollos, ya que en 2018 han sido muy pocos los que hemos podido capturar.

N:63A y N:63C - 01/07/2018

   Estos dos pollos son de los más pequeños nacidos en el Recinto, ya que en la jornada del 19 de mayo su madre aún estaba incubando los huevos, y el 10 de junio tenían el tamaño mínimo para poder ser anillados.

   Bonita jornada la de este domingo, en un lugar que se encuentra lleno de vida a pesar de la suciedad y la basura que en el se acumula. Es indignante ver como la gente tira constantemente escombros, basura, mobiliario, electrodomésticos e incluso... ¡Coches! Comportamiento incívico de los habitantes de la zona cuya educación deja mucho que desear. No sé si podrán tomar medidas de aquí en adelante, lo veo difícil. La Ciudad Autónoma tampoco está demasiado sensibilizada con los asuntos medioambientales, pero a nosotros no nos quedará más remedio para seguir peleando porque las audouin sigan pudiendo reproducirse en la zona. ¡Otra tarea más que echar a nuestras espaldas!







domingo, 24 de junio de 2018

IMPOSSIBLE IS NOTHING!!!

  Ha sido una semana de incertidumbre, de nervios, pero también de ilusión. Después del reconocimiento que hicimos el domingo pasado (ver Al filo de lo imposible) teníamos serias dudas de conseguir llegar a las Gaviotas de Audouin. Desde de abajo nos encontrabamos con una pared vertical, y desde arriba parecía que los pollos estaban demasiado lejos y no haber un camino asequible.     
   Aunque pensábamos que la mayoría de los pollos estaban en la parte baja, muy cerca del cortado, al final decidimos que la mejor solución era entrar desde arriba, con el objetivo de marcar algunos pollos y poder hacernos una idea más precisa del tamaño real de la colonia. Y así de bonito se presentaba el día...


   Sin embargo,  las audouin siempre nos guardan sorpresas, y al final resulta que hay muchos  más pollos de los que pensamos.  En nuestra singular y escarpada colonia, había pollos por todos los sitios y de todos los tamaños: volantones capaces de volar, ejemplares muy crecidos, de tamaño medio, nidos todavía con huevos y...  ¡Otros en plena eclosión! Se ve que este nuevo núcleo reproductor se ha ido formando en varias etapas, añadiendo ejemplares durante los meses de abril y mayo. 





   Mientras Iván, José Antonio y yo nos quedábamos arriba con las cuerdas, Manolo, Andrés y Miguel Angel se lanzaron ladera abajo en busca de los pollos, en las fotos podéis verlos en pleno funcionamiento. 

Manolo

Miguel Angel 

Andrés

  Aunque en estas fotos no se aprecia con exactitud la pendiente, en la siguiente podeis ver lo que hay detrás de la planta que se ve en la foto de Andrés.


    ¡Una caída libre de unos 50 metros de altura! Y así estaba la situación desde arriba. ¡Qué miedo! 


   Los números de la jornada fueron los siguientes: 52 pollos anillados (nos quedamos sin anillas metálicas y no es por falta de previsión, sino porque nos sirven en función de las puestas el año anterior), al menos otros 30 sin anillar,  7 muertos y 1 con una mordedura de rata en la cabeza que Miguel Angel se lo ha llevado a la Clínica para intentar recuperarlo. 

   Este año hemos contado para esta actividad con la colaboración del CSIC, que nos ha cedido las anillas de PVC y nos ha asesorado para planificar mejor la jornada de anillamiento. En esta ocasión hemos utilizado los siguientes códigos: CAPX y CARX, donde X=código alfanumérico. También se han puesto dos anillas sobrantes de la campaña anterior, BZB8 y BZB9.

   Un año más podemos disfrutar de la reproducción de la Gaviota de Audouin en Ceuta. Como conclusión de la jornada os animo a seguir el slogan de la conocida marca deportiva,  "impossible  is nothing" todo depende de las ganas y la pasión que le pongas a las cosas. 







lunes, 18 de junio de 2018

AL FILO DE LO IMPOSIBLE

  Año tras año, en Ceuta nos empeñamos en dificultar a las Gaviotas de Audouin para que puedan establecer sus nidos, y ellas responden buscando cada vez lugares más inhóspitos e inaccesibles.
  En esta ocasión, renunciaron al vertical acantilado del Recinto Sur, quizás demasiado ocupado por las  Gaviotas patiamarillas, para escoger otro cuyo acceso tiene aún más pendiente que el del año anterior. Existen muchas posibilidades de que este año se marchen gran parte de los pollos sin anillar, pero lo importante es que, un año más, la Gaviota de Audouin ha conseguido reproducirse en Ceuta.
   Este es el lugar del que estamos hablando.


  Como veis, nos espera una pared vertical con suelo inestable, por lo que el anillamiento va a resultar poco menos que imposible. Si somos capaces o no de acceder a este difícil lugar lo sabremos la semana que viene, pero, de momento, repito que lo importante es saber que los pollos están saliendo adelante. 
  Aunque no hay ningún sitio desde el que se pueda controlar toda la colonia, el domingo 17 de junio se pudieron contabilizar un mínimo de 24 pollos y 120 adultos, entre los que hay también ejemplares de tercer año, no reproductores. Ese es el caso de la ceutí BZA5, que fue localizada el 14 de junio.

BZA5 - 14/06/2018

  Mientras resolvemos la incógnita de cuantos pollos anillaremos esta campaña, os dejo un pequeño reportaje de como se encuentra la colonia a fecha 17 de junio.









  




 

sábado, 2 de junio de 2018

SIERRA DEL HAUZ

  El fin de semana del 25 al 27 de mayo asistimos a la excursión que ponía el punto final a las "XIII Jornadas del Medio Natural de Ceuta y su entorno". En total, un grupo de más de 50 personas entre los que estaban tres de los ponentes (Alex Onrubia, Fernando Ojeda y Fernando Martínez) y un buen número de socios y simpatizantes de SEO Ceuta.

  En esta entrada voy a hacer una crónica de la visita que el domingo hicimos a la Sierra del Hauz, cadena montañosa que se extiende desde el Jbel Moussa hasta el Jbel Dersa, cerca de Tetuán, cuya cota más alta es el Jbel Hauz con 838 metros.

   Aunque fueron muchos los atractivos de la excursión, y más teniendo en cuenta la presencia de biólogos especialistas en diversas materias, para nosotros, los amantes de la ornitología, los protagonistas de la jornada fueron los Colirrojos diademados (Phoenicurus moussieri), especie endémica del noroeste de África que hasta ahora no habíamos tenido la ocasión de observar. Fueron varias las parejas reproductoras que vimos en los alrededores de la pista por donde caminábamos, ocasión que aprovecharon José Antonio y Miguel Angel para fotografiarlos con todo lujo de detalles.
   



Precioso el plumaje de los machos



Las hembras son menos llamativas, pero muy bonitas también



   Otra de las especies destacadas fue la Curruca tomillera (Silvia conspicillata), también reproductora en este singular ecosistema.



   Un ave abundante en este hábitat montañoso es la Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), residente reproductora en la zona.




  Y para terminar con las aves, una foto de Curruca cabecinegra (Silvia melanocephala), otro de los insectívoros que estaban recolectando insectos para dar de comer a su prole.


   Además de las aves, fueron muy interesantes la observaciones de especies vegetales en las que pocas veces nos fijamos, pero esta vez le prestamos más atención al ir acompañados por botánicos. A continuación fotos de algunas especies fotografiadas por José Antonio.


Murages (Anagallis arvensis)

Stachys fontquery

Jaguarzo

     En definitiva, disfrutamos de una espectacular e inesperada jornada en un lugar totalmente salvaje, a muy pocos kilómetros de una capital como es Tetuán. Allí hasta ahora solo entran los pastores a pie o a lomos de sus mulas y se pueden ver caballos en estado semisalvaje.


    Como podéis ver en estas fotos, llegados a un punto se acaban los caminos y todo es monte y piedra, realmente un lugar para disfrutar





    Sin embargo... ¡No es oro todo lo que reluce! Desde hace menos de un año han empezado a explotar la riqueza mineral de este lugar, y han abierto una cantera que ya ha hecho desaparecer ¡¡¡Un monte entero!!!


 

   Impresionante el destrozo que han realizado en poco más de nueve meses, a este ritmo este singular paraje tiene los días contados. No sé hasta que punto se podrá poner fin a esta barbarie, pero este ecosistema no podrá resistir mucho tiempo esta brutal agresión. Esperemos que los responsables de la administración marroquí sepan entender que este enclave merece seguir vivo, aunque mucho me temo que los intereses económicos prevalecerán sobre los ambientales... ¡En España ya tenemos experiencia en esos temas!

   Antes de despedirme quiero agradecer a los miembros del Instituto de Estudios Ceutíes por la organización de estas jornadas, tanto por las interesantísimas ponencias como por la bonita excursión que han organizado, en las que todos hemos aprendido un montón. Sin duda guardaremos un lugar en la agenda para próximas ediciones.

 










































viernes, 18 de mayo de 2018

LIMÍCOLAS

   Las costas de Ceuta no son las más adecuadas para la presencia de limícolas; sus playas son pedregosas, de corta extensión y normalmente siempre están ocupadas por pescadores, perros y paseantes. Las únicas especies que suelen verse habitualmente son las que se adaptan bien a vivir entre las rocas, especialmente Vuelvepiedras y Zapapito trinador.
 
   Sin embargo, el 17 de mayo Miguel Angel Guirado tuvo la oportunidad de observar como un grupo de limícolas, probablemente en migración, se paró a descansar en la Playa de Calamocarro. El grupo estaba compuesto por 20 Correlimos comunes, 12 Chorlitejos grandes y 2 Vuelvepiedras. Se trata de observaciones máximas registradas para Ceuta de las dos primeras especies, ya que nunca se habían visto más de tres o cuatro ejemplares juntos. Además, es muy difícil encontrar en esta zona del planeta correlimos comunes con el plumaje nupcial tan completo, ya que suelen terminar la muda en sus lugares de cría, en Siberia, Groenlandia y Norte de Europa. Aquí os dejo algunas fotos de Miguel Angel donde se puede apreciar el precioso plumaje nupcial de estas tres especies.


Correlimos común - Calidris alpina


Chorlitejo grande - Charadius hiaticula



Vuelvepiedras - Arenaria interpres