lunes, 18 de junio de 2018

AL FILO DE LO IMPOSIBLE

  Año tras año, en Ceuta nos empeñamos en dificultar a las Gaviotas de Audouin para que puedan establecer sus nidos, y ellas responden buscando cada vez lugares más inhóspitos e inaccesibles.
  En esta ocasión, renunciaron al vertical acantilado del Recinto Sur, quizás demasiado ocupado por las  Gaviotas patiamarillas, para escoger otro cuyo acceso tiene aún más pendiente que el del año anterior. Existen muchas posibilidades de que este año se marchen gran parte de los pollos sin anillar, pero lo importante es que, un año más, la Gaviota de Audouin ha conseguido reproducirse en Ceuta.
   Este es el lugar del que estamos hablando.


  Como veis, nos espera una pared vertical con suelo inestable, por lo que el anillamiento va a resultar poco menos que imposible. Si somos capaces o no de acceder a este difícil lugar lo sabremos la semana que viene, pero, de momento, repito que lo importante es saber que los pollos están saliendo adelante. 
  Aunque no hay ningún sitio desde el que se pueda controlar toda la colonia, el domingo 17 de junio se pudieron contabilizar un mínimo de 24 pollos y 120 adultos, entre los que hay también ejemplares de tercer año, no reproductores. Ese es el caso de la ceutí BZA5, que fue localizada el 14 de junio.

BZA5 - 14/06/2018

  Mientras resolvemos la incógnita de cuantos pollos anillaremos esta campaña, os dejo un pequeño reportaje de como se encuentra la colonia a fecha 17 de junio.









  




 

sábado, 2 de junio de 2018

SIERRA DEL HAUZ

  El fin de semana del 25 al 27 de mayo asistimos a la excursión que ponía el punto final a las "XIII Jornadas del Medio Natural de Ceuta y su entorno". En total, un grupo de más de 50 personas entre los que estaban tres de los ponentes (Alex Onrubia, Fernando Ojeda y Fernando Martínez) y un buen número de socios y simpatizantes de SEO Ceuta.

  En esta entrada voy a hacer una crónica de la visita que el domingo hicimos a la Sierra del Hauz, cadena montañosa que se extiende desde el Jbel Moussa hasta el Jbel Dersa, cerca de Tetuán, cuya cota más alta es el Jbel Hauz con 838 metros.

   Aunque fueron muchos los atractivos de la excursión, y más teniendo en cuenta la presencia de biólogos especialistas en diversas materias, para nosotros, los amantes de la ornitología, los protagonistas de la jornada fueron los Colirrojos diademados (Phoenicurus moussieri), especie endémica del noroeste de África que hasta ahora no habíamos tenido la ocasión de observar. Fueron varias las parejas reproductoras que vimos en los alrededores de la pista por donde caminábamos, ocasión que aprovecharon José Antonio y Miguel Angel para fotografiarlos con todo lujo de detalles.
   



Precioso el plumaje de los machos



Las hembras son menos llamativas, pero muy bonitas también



   Otra de las especies destacadas fue la Curruca tomillera (Silvia conspicillata), también reproductora en este singular ecosistema.



   Un ave abundante en este hábitat montañoso es la Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), residente reproductora en la zona.




  Y para terminar con las aves, una foto de Curruca cabecinegra (Silvia melanocephala), otro de los insectívoros que estaban recolectando insectos para dar de comer a su prole.


   Además de las aves, fueron muy interesantes la observaciones de especies vegetales en las que pocas veces nos fijamos, pero esta vez le prestamos más atención al ir acompañados por botánicos. A continuación fotos de algunas especies fotografiadas por José Antonio.


Murages (Anagallis arvensis)

Stachys fontquery

Jaguarzo

     En definitiva, disfrutamos de una espectacular e inesperada jornada en un lugar totalmente salvaje, a muy pocos kilómetros de una capital como es Tetuán. Allí hasta ahora solo entran los pastores a pie o a lomos de sus mulas y se pueden ver caballos en estado semisalvaje.


    Como podéis ver en estas fotos, llegados a un punto se acaban los caminos y todo es monte y piedra, realmente un lugar para disfrutar





    Sin embargo... ¡No es oro todo lo que reluce! Desde hace menos de un año han empezado a explotar la riqueza mineral de este lugar, y han abierto una cantera que ya ha hecho desaparecer ¡¡¡Un monte entero!!!


 

   Impresionante el destrozo que han realizado en poco más de nueve meses, a este ritmo este singular paraje tiene los días contados. No sé hasta que punto se podrá poner fin a esta barbarie, pero este ecosistema no podrá resistir mucho tiempo esta brutal agresión. Esperemos que los responsables de la administración marroquí sepan entender que este enclave merece seguir vivo, aunque mucho me temo que los intereses económicos prevalecerán sobre los ambientales... ¡En España ya tenemos experiencia en esos temas!

   Antes de despedirme quiero agradecer a los miembros del Instituto de Estudios Ceutíes por la organización de estas jornadas, tanto por las interesantísimas ponencias como por la bonita excursión que han organizado, en las que todos hemos aprendido un montón. Sin duda guardaremos un lugar en la agenda para próximas ediciones.

 










































viernes, 18 de mayo de 2018

LIMÍCOLAS

   Las costas de Ceuta no son las más adecuadas para la presencia de limícolas; sus playas son pedregosas, de corta extensión y normalmente siempre están ocupadas por pescadores, perros y paseantes. Las únicas especies que suelen verse habitualmente son las que se adaptan bien a vivir entre las rocas, especialmente Vuelvepiedras y Zapapito trinador.
 
   Sin embargo, el 17 de mayo Miguel Angel Guirado tuvo la oportunidad de observar como un grupo de limícolas, probablemente en migración, se paró a descansar en la Playa de Calamocarro. El grupo estaba compuesto por 20 Correlimos comunes, 12 Chorlitejos grandes y 2 Vuelvepiedras. Se trata de observaciones máximas registradas para Ceuta de las dos primeras especies, ya que nunca se habían visto más de tres o cuatro ejemplares juntos. Además, es muy difícil encontrar en esta zona del planeta correlimos comunes con el plumaje nupcial tan completo, ya que suelen terminar la muda en sus lugares de cría, en Siberia, Groenlandia y Norte de Europa. Aquí os dejo algunas fotos de Miguel Angel donde se puede apreciar el precioso plumaje nupcial de estas tres especies.


Correlimos común - Calidris alpina


Chorlitejo grande - Charadius hiaticula



Vuelvepiedras - Arenaria interpres

miércoles, 16 de mayo de 2018

EL REGRESO DE UNA DE LAS NUESTRAS

   Hace tiempo que no escribo en el blog a pesar de que hemos tenido muchas lecturas de anillas, compromisos laborales y personales me obligan a estar bastante desconectado, pero voy a volver por unos minutos para destacar una noticia verdaderamente importante, ¡Nuestra primera audouin anillada que regresa a Ceuta!

   Fue el 18/04/2018 cuando José Antonio observó a BZA5 en la Playa del Sarchal, lugar donde están las audouin están intentando este año formar una nueva colonia.

BZA5 - 18/04/2018

  Este ejemplar fue anillado el 25/06/2016 en la extinta colonia del Puerto de Ceuta, y es el primero que hemos podido confirmar su regreso a nuestra ciudad.

  En abril se han visto también otros ejemplares anillados en la incipiente colonia de la Playa del Sarchal, varios de ellos procedentes de Portugal y otro de la Isla de Alborán.

  Empecemos con BU4T, observada el 8 y el 16 de abril. Se trata también de un ejemplar inmaduro, anillado el 30/06/2016 en la Isla de Alborán.

BU4T - 16/04/2018

  Entre las gaviotas portuguesas, procedentes de Illa da Barreta, Faro, hay tres ejemplares anillados el 20/06/2015, por tanto, ya adultos. (Debido a la dificultad del lugar, las fotos son testimoniales).

P05A - 08/04/2018

P15A - 16/04/2018

P2A5 - 16/04/2018

   Además, otro ejemplar del que no hemos recibido datos (cuando los tengamos actualizaremos la entrada), P9E2.

P9E2 - 16/04/2018

    Hasta el día de hoy, unos 100 ejemplares se han sedimentado en la Playa del Sarchal, un lugar en el que existen demasiadas interferencias de humanos, perros, gatos y ratas, mucho más vulnerable que el acantilado de dificilísimo acceso donde se establecieron el año pasado. Seguimos teniendo la esperanza de que estas luchadoras consigan sacar algunos pollos adelante, y que un año más se reproduzcan en Ceuta, pese a las pocas condiciones que reúne nuestra poblada y escarpada ciudad. En poco más de un mes tendremos la respuesta.










domingo, 22 de abril de 2018

SIDI ABSELAM, MARTIL Y JBEL MOUSSA

  Este año, con la leve mejoría de la frontera estamos animándonos a hacer excursiones a Marruecos, así el domingo 15 de abril nos dimos una vuelta por algunos lugares de la Península Tingitana para seguir documentando nuestra guía.

   Comenzamos la jornada dirigiéndonos a la Playa y Salinas de Sidi Abselam, orilla sur de la desembocadura del Río Martín (Oued Martil). Mucha agua y gaviotas muy lejanas en las salinas, pero eso sí, una preciosa vista del Jbel Kelti con su cima nevada al fondo.


  
   Al final de la playa divisamos un pequeño grupo de gaviotas y entre ellas ¡dos anilladas! Con las patas metidas en el agua y sin lugar para camuflarnos, las fotos lejanas son testimoniales, pero suficientes para poder hacer las lecturas. Empecemos por la Gaviota picofina T15, anillada en Pinet, Alicante el 16/06/2016, siendo esta su primera cita.

T15 - 15/04/2018 (Playa de Sidi Abselam)

   Junto a ella estaba la Gaviota cabecinegra RX1E, anillada en Barbâtre, Polder de Sebastopol, el 01/07/2017. Nuestro colega Camille Duponcheel nos agradece que le hayamos comunicado esta recuperación, la primera que ellos reciben de esta zona de Marruecos.

RX1E - 15/04/2018 (Playa de Sidi Abselam)

    También muy cerca de ellas se encontraba una Aguja colipinta, que se dejó fotografiar durante un rato. En las fotos en vuelo se puede apreciar la diferencia con la Aguja colinegra, más común en la Península Ibérica. 




   Ya en la desembocadura del Oued Martil José Antonio fotografió este Chorlito gris, un ave que se está dejando ver abundantemente en todos nuestros viajes a Marruecos.


   Varios grupos de Lavanderas boyeras hicieron su aparición, en este caso de la subespecie iberiae, cuya área de distribución se encuentra en la Península ibérica y Norte de Marruecos.


  La única rapaz que se dejó ver por la zona fue el Aguilucho lagunero, en concreto esta parejita que fue "capturada" por la cámara de José Antonio.



   También pudimos observar este bonito Chorlitejo patinegro, adornado ya con su plumaje estival.




   Varias parejas de Anades reales atravesaron la playa en dirección a las salinas.


   A la vuelta paramos en las salinas y caminamos un rato buscando una posición los más cercana posible a la zona donde estaban las gaviotas. Lo primero que vimos fueron un par de hembras de Anade friso.



   Preparamos el telescopio y pudimos comprobar la presencia de otras dos gaviotas anilladas. La lejanía dificultó mucho la lectura, pero al final entre todas las fotos realizadas conseguimos reconstruir las anillas. Una de las gaviotas fue la audouin portuguesa P6E7, anillada en Ilha da Barreta, Faro el 25/06/2016.

P6E7 - 15/04/2018 (Salinas de Sidi Abselam)

   Como la anilla me sonaba, me fui a la libreta de anotaciones y pude comprobar que este ejemplar lo había controlado ya en Ceuta durante el mes de marzo... ¡No solo no ha seguido hacia su lugar de origen sino que se ha adentrado más en el Mediterráneo!

    La otra anilla costó más trabajo de leer, pero al final lo conseguimos. La Gaviota picofina RVW fue anillada el 26/06/2016 en Veta La Palma, Sevilla. Esta es su primera cita.



RVW - 15/04/2018 (Salinas de Sidi Abselam)

   Viendo que ya no podíamos leer más anillas, nos dirigimos a la segunda etapa de nuestra excursión, unos humedales al otro lado del Oued Martil. Por el camino, en todas las zonas encharcadas se podían ver Moritos y Cigüeñuelas.





   Antes de llegar a los humedales, en los suburbios de Martil numerosos contenedores llenos de basura eran aprovechados por Gaviotas, Cigüeñas y Garcillas bueyeras. Es verdaderamente duro ver como algunas personas viven por aquella zona en chabolas levantadas entre montones de basura, no me imagino como deben de ser de duros los veranos para esa gente, aguantando la putrefacción y los olores a 40º de temperatura...
   Entre las aves, destacaba sobre las demás este ejemplar de Garcilla bueyera con un plumaje nupcial en su máxima expresión. 


   Cuando dejamos el coche pudimos comprobar la presencia de un grupo de unos 100 Flamencos, la mayoría jóvenes, que se encontraban al otro lado del humedal. Aunque había 3 ejemplares anillados la lejanía impedía cualquier lectura, por lo que no merecía la pena perder mucho tiempo en ellos. Empezamos a caminar por el lugar y por los espinos de los alrededores nos acompañaban Bulbules y Alcaudones.



    Recorrimos un par de kilómetros por la zona y localizamos más Flamencos y un centenar de Patos colorados, pero seguían a una distancia bastante lejana, por lo que José Antonio se dedicó a fotografiar a las reidoras que se movían de un lado a otro de las lagunas.



     También pasaron por allí un grupo de 8 canasteras, de las que José Antonio pudo obtener esta foto testimonial.


   De vuelta a la carretera decidimos pasar a ver al amigo Rachid en su nuevo trabajo como encargado del Jbel Moussa Lodge, ese bonito alojamiento situado en uno de los paisajes más bellos del mundo. Rachid nos enseñó el Milano decomisado en un mercadillo, al que le habían cortado plumas del ala para que no volase. Al parecer las lesiones no son demasiado graves y confiamos en que pronto podrá ser puesto en libertad. Aquí tenéis el retrato que le hizo José Antonio.



    Rachid nos enseñó una pareja de herrerillos africanos que ha adoptado el retrovisor de su coche como posadero habitual.


  Antes de marcharnos nos sobrevoló un Cernícalo primilla que había cazado un grillo-topo y estaba dando buena cuenta de él.   


   Lástima que no nos diésemos cuenta de que estaba anillada, seguramente podríamos haber hecho algo más por conseguir la lectura.

  

   Nos despedimos de Rachid y nos dirigimos a la playa de Oued El Marsa, un lugar expectacular a los pies del Jbel Moussa, y a "tiro de piedra" de la costa europea, como podéis ver en la siguiente foto en la que se pueden apreciar la distancia entre las dos orillas.



    En el acantilado viven cientos de Grajillas (que desaparecieron como por arte de magia tras el paso de un Aguila calzada), algunas Gaviotas patiamarillas y una pareja de Cernícalos vulgares.
  


    De vuelta para Ceuta, subimos por la cara Oeste del propio Jbel Moussa y las vistas y paisajes se hicieron aún más expectaculares. A modo de muestra os dejo algunos ejemplos de este maravilloso lugar.





   En la siguiente foto, la montaña que se ve al fondo está al otro lado del Estrecho... ¡Qué cerca está!



   Procuraremos seguir dando noticias sobre la península Tingitana, a partir de ahora será nuestro nuevo territorio de estudio. ¡Hasta la próxima!