domingo, 30 de mayo de 2021

LA OTRA CARA DEL DRAMA

   Ya han pasado dos semanas de la entrada masiva de inmigrantes por la frontera de Ceuta, y hemos dejado de ser noticia de portada en los medios de comunicación. Para la ciudadanía en general me imagino que ya se habrá olvidado todo, pensarán que los inmigrantes fueron devueltos a Marruecos y todo solucionado. ¡Nada más lejos de la realidad!
   Una vez que regresaron a sus casas todos aquellos que vinieron engañados por las autoridades marroquíes, un par de miles de personas deambulan por la ciudad o son alojados en los locales habilitados para su acogida, alimentados y vestidos por el pueblo de Ceuta que se ha volcado en la donación de ropa y comida para que estas personas puedan sobrevivir. Mientras, con el cinismo habitual del resto de España y la Unión Europea, muy preocupados por el bienestar de los inmigrantes pero siempre que se queden en Ceuta, Melilla y Canarias, diecisiete Comunidades Autónomas discuten sobre cuantos de los 200 menas que ya estaban antes en Ceuta pueden acoger. Hay que comprender que 200 personas en un país de 500.000 km2 pueden suponer un desequilibrio importante para su convivencia, nada que comparar con 10.000 personas llegadas en un solo día en un territorio de 19 km2 (adviértase la ironía).

    Pero como este es un blog de gaviotas, voy a dejar de daros la brasa con temas de tanto calado como la política migratoria, que seguro que viene muy grande a este simple pavanero, y me limitaré a mostraros la "otra cara" del drama, la que afecta a nuestro medio ambiente en general y a las gaviotas en particular.

    El sábado 29 de mayo nos dispusimos a anillar las Gaviotas patiamarillas del Fuerte de Santa Catalina, lugar emblemático por su situación que siempre nos ha ofrecido jornadas muy emocionantes, como ya hemos comentado anteriormente en este blog ( ver Asalto al fuerte de Santa Catalina ).                  
    Desgraciadamente, en vez de gaviotas nos encontramos con este dantesco paisaje.



    Basura, ropa, calzado, restos de comida, envases... ¡Y un solo pollito de gaviota! posiblemente salvado porque tenía alrededor de una semana y nació después de la avalancha. Todo arrasado, no se han librado ni siquiera los Limonium emarginatum que han sido arrancados de cuajo.



   
     Pero lo más grave es que esta dramática situación, este atentado medioambiental, no es exclusivo de una zona tan apartada e inhóspita como es Santa Catalina, si no que está extendida por toda Ceuta y ha afectado de lleno a la colonia de Gaviota de Audouin, que ha sido elegida por los inmigrantes como su refugio principal, dando al traste con todo el trabajo que venimos realizando desde hace varios años por conseguir protección para la zona, y que este año por primera vez había sido tomado con interés por parte de la Consejería de Medio Ambiente. Este es el aspecto que presentaban los límites de la colonia.




 Y este es el lamentable aspecto que presenta ahora, ¡para echarse a llorar!

Cartel y valla arrancados

Basura por todos lados


Un asentamiento debajo de los nidos...

Una escalera de madera en medio de la colonia

   Las consecuencias de esta invasión no se han hecho esperar, los pollitos recién nacidos esta semana huyen despavoridos antes las incursiones de estas personas, y algunos se despeñan por el acantilado. Milagrosamente, este que os enseño fue recogido en la playa todavía vivo, esperemos que pueda salir adelante.



    Un año más, las Gaviotas de Audouin son masacradas en Ceuta. En esta ocasión no podemos decir que no se habían tomado medidas, pero la avalancha que nos vino desde Marruecos ha arruinado todas las previsiones, y la gestión posterior, una vez superado el shock del primer día, está siendo claramente insuficiente. Solicitamos al Gobierno de España medidas urgentes, que aporten soluciones a la delicada situación de Ceuta, y entre ellas gestionar el control de las personas que malviven fuera de los centros de acogida, algo totalmente razonable y que no sólo les beneficiará a ellos sino que también mejoraran las condiciones de vida de todos los habitantes de nuestra ciudad. 

    


sábado, 13 de marzo de 2021

PÓKER DE ASES GAVIOTERO

   A los gavioteros nos gusta el invierno, y hacemos bueno el refrán "a mal tiempo, buena cara", puesto que con los temporales siempre cabe la posibilidad de que se acerquen a nuestras costas gaviotas poco habituales que vengan a refugiarse de las tempestades invernales. 
    Ahora que el tiempo empieza a ser primaveral, podemos hacer balance y decir que el invierno de  2021 ha sido una buena temporada para las gaviotas raras en Ceuta, probablemente solo superado por el inolvidable 2009.
    Empezaremos el relato por la última cita, este Gavión hiperbóreo (Larus hyperboreus) observado el 26 de febrero por Miguel Angel Guirado en el Puerto de Ceuta. Es la décima registrada de esta especie en Ceuta, aunque llevábamos siete años sin ver ninguno por aquí.

Gavión hyperbóreo - 26/02/2021

     La siguiente gaviota rara, quizás la que más por ser una adulta, es un ejemplar de Gaviota groenlandesa (Larus glaucoides) que se refugió en los alrededores de la Playa de Benzú al menos durante 10 días, y que fue observada por varios de nuestros compañeros. Es la cuarta cita para Ceuta, la primera de un ejemplar adulto. También es la única que se ha quedado varios días en nuestra ciudad. 

Gaviota groenlandesa - 16/02/2021



       La tercera rareza la localizó el 10 de febrero Juan Ramírez, un colega que nos visitó durante varios días para disfrutar de nuestra singularidad ornitológica, y de paso aportó la octava cita para Ceuta de Gavión Atlántico (Larus marinus).


Gavión Atlántico - 10/02/2021 (Foto: Juan Ramírez)

   Para completar el póker gaviotero nos tenemos que remontar hasta el 1 de enero, cuando Andrea y Miguel Angel observaron esta bonita Gaviota cana (Larus canus) en la playa de Benzú, sexta cita registrada para nuestra ciudad.

Gaviota cana - 01/01/2021





     Se acaba el invierno, con el buen tiempo desaparecerán las gaviotas invernantes y con ellas la posibilidad de ver nuevas rarezas. A partir de ahora volveremos a tener que luchar porque las Audouin sigan teniendo su pequeño espacio para criar en Ceuta y seguro que nos llevaremos más de un disgusto, con ellas casi nunca sale nada bien. Os iremos informando de las novedades, mientras tanto, ¡disfrutemos del póker de ases gaviotero!
    










domingo, 28 de febrero de 2021

¿BANDERAS AZULES? ¡PLAYAS NEGRAS!



  Con la pandemia, el confinamiento y el posterior cierre perimetral, Ceuta está sufriendo como pocas la presión de las personas sobre el medio ambiente. Con una densidad de población de 4.200 habitantes por Km2 y la imposibilidad de viajar durante gran parte del año, muchos han dedicado su tiempo libre a ocupar las playas y montes realizando actividades de pesca, motocross, senderismo, mountain bike, running, trail, juegos o simplemente paseos de perros y personas. Eso, sin entrar a valorar la "actividad esencial de la caza", que no sólo está permitida sino que encima se realizan batidas para cazar jabalíes, ¿Cómo se puede permitir eso en una ciudad tan poblada y con tan poco espacio disponible para mantener un mínimo de seguridad en la realización de esta actividad? ¡Una locura el poder del lobby de cazadores! 

   La toma de los espacios naturales es comprensible, la gente está muy quemada y es lógico que su vía de escape sea salir a realizar actividades al aire libre. El problema surge cuando, sin miramiento ninguno, dejamos los restos de residuos y basuras en nuestros montes y playas, ensuciando todo. 

   En el caso de las playas, la situación se está volviendo insostenible. Inundadas de plástico, basura y restos de aparejos de pesca abandonados, para rematar el desastre vierten al mar desagües con aguas totalmente contaminadas y que transportan también residuos sólidos.




     Toda esta basura que vemos en las fotos contamina el mar y es ingerida por los peces que son nuestro alimento, por lo que tarde o temprano nosotros, los seres humanos, nos veremos afectados. Mientras tanto, nuestros dirigentes mirando para otro lado, sin tomar medidas que nos permitan afrontar el futuro con optimismo. Y esta vez no me refiero a los dirigentes de nuestra ciudad, sino a los que manejan las grandes naciones del mundo, que son los que pueden tomar las medidas necesarias, pero parece que en este mundo solo valen los resultados a corto plazo y ganar el máximo dinero posible sin importar el modo de conseguirlo. 

     No solo los humanos nos vemos afectados por la contaminación del mar, todos los seres vivos se ven envueltos en este desastre ecológico que siembra muerte y destrucción. Por ello vamos a dedicar unas líneas a la alarmante mortalidad de aves marinas que se ha producido en febrero, la mayoría Gaviotas patiamarillas que es la más común en Ceuta, pero también han sufrido bajas otras especies. 

     Muchas aparecieron ya muertas, en diferentes estados de descomposición. Algunas estaban anilladas, por lo que sabemos cual es su origen. Esta Gaviota patiamarilla procedía de Málaga.

N:HFJ - 07/02/2021

    Y esta es una Gaviota sombría vino a morir en el Tarajal procedente de Dinamarca.

V:L1E - 12/02/2021

     En la foto siguiente vemos una Gaviota patiamarilla local, en esta ocasión las heridas nos parecen indicar que la atacó un perro.

N:8NV - 02/02/2021

      Otras se veía que habían muerto recientemente, en el mismo día de su localización.



      Afortunadamente, algunas eran encontradas a tiempo, y fueron recogidas para intentar su recuperación.





     Aunque algunas morían nada más llegar a la Clínica de Miguel Angel.


    Otras, al menos, tienen una segunda oportunidad.




      También se han encontrado muchas Gaviotas reidoras manchadas de alquitrán. Esta especie se alimenta en la superficie, cerca de la orilla, por lo que su estado es un indicador del estado de las aguas que rodean nuestras playas 





      Especialmente dramáticos fueron los días entre el 12 y el 19 de febrero, dónde se encontraron 14 gaviotas muertas y se recogieron otras 10 en mal estado, de las que algunas fallecieron después y otras están aún en proceso de recuperación.

      La mayoría de las gaviotas muertas presentan los siguientes síntomas: mucosas, lengua y patas azuladas, heces negruzcas. Por tanto, mueren por hipoxia severa y hemorragias digestivas.





     Se están guardando muestras de estas aves y han contactado con nosotros compañeros de Málaga que están apreciando síntomas parecidos por sus zonas de influencia, para ver si conseguimos alguna vez saber la causa exacta de su muerte, cosa que se está poniendo difícil porque a nadie parece interesar la muerte de las gaviotas. Otra vez nos topamos con la torpeza de las administraciones públicas y la falta de recursos para la investigación, ya que estas muertes pueden ser el detonante de un problema más grave y que se pueda extender a otras especies.

     También han aparecido muertas otras especies en nuestras playas, a continuación algunos ejemplos.

Pardela cenicienta

Perdiz sp.

Gaviota cabecinegra

Frailecillo atlántico

Y también aparecieron muertas dos tortugas marinas



     Pero, como siempre me gusta terminar con un mensaje optimista, vamos a finalizar el relato con los dos ejemplares que, hasta el momento, pudieron ser recuperados y devueltos a las playas para que tengan una segunda oportunidad.






N:8NW - 21/02/2021

N:8NX - 21/02/2021

    Destacar que, aunque son muchos los implicados en los rescates, este equipo no iría a ninguna parte sin el impresionante trabajo realizado por Miguel Angel, que se encarga de la recuperación de estas gaviotas de forma totalmente altruista. Otra pieza que ha sido muy importante en la parte de localización y recogida ha sido Blanca Valero, que está aprovechando muy bien su nuevo puesto de trabajo para recuperar todas las aves posibles. Un fuerte aplauso para ellos.

     Aunque el principal responsable del estado de las playas es la Consejería de Medio Ambiente y Servicios Urbanos, cuya labor tantas veces criticamos, esto no se arregla si no ponemos todos de nuestra parte, y parece que no hay mucho interés de los ciudadanos en mantener limpia nuestra ciudad. La pandemia está impidiendo que las asociaciones conservacionistas podamos ejercer nuestra labor "pedagógica" a base de jornadas de concienciación y recogida de residuos (Programa Libera, "Ceuta sin plástico", etc.) que tan buen resultado estaban dando hasta hace un año. Con esta menor presencia en los medios y en la calle, parece que la sociedad se ha "olvidado" de la conservación y el tratamiento adecuado de los residuos y plásticos. Como remate final la labor de la Consejería brilla por su ausencia, más bien parece la Consejería Contra el Medio Ambiente, predispuesta a favorecer los deseos de cazadores y pescadores antes que atender las peticiones de entidades conservacionistas. Ni una sola medida para evitar este desastre. A todos nos gustaría que, cuando llegue el verano, las banderas azules ondeen en todos los rincones de nuestra costa, pero creo que ahora lo único que podemos decir es que tenemos ¡Playas negras!