lunes, 5 de noviembre de 2018

NIÑOS, GAVIOTAS Y PARDELAS

   No es fácil hacer actividades de aves marinas para niños. Normalmente, pasan a larga distancia y para observarlas es necesario tener un telescopio, mientras que ellos prefieren la cercanía del anillamiento, donde pueden ver a las aves a corta distancia e, incluso, tenerlas en sus manos unos instantes en el momento de su liberación. Sin embargo, este año las circunstancias nos han acompañado y hemos podido reunir en dos actividades niños, gaviotas y pardelas.

   El sábado 6 de octubre celebramos el Día de las Aves 2018, organizando simultáneamente una jornada de anillamiento científico, otra de observación de aves marinas (encuadrada dentro del programa RAM) y charlas de iniciación a la fotografía de la naturaleza. Alrededor de un centenar de personas, entre socios y simpatizantes, se dieron cita en la Estación Ornitológica Punta Blanca, muchos de ellos niños, algunos acudieron con sus padres, y otros pertencientes al grupo Scouts de Ceuta y la Escuela Aventureros.


   El cartel anunciador ya tenía un sesgo gaviotero, lo reconozco, pero nos pareció que la noticia del año era el éxito de la reproducción de la Gaviota de Audouin en nuestras costas, y además creo que la foto de José Antonio se merecía una portada.




   Se anillaron 101 paseriformes y se observaron más de 600 aves marinas, principalmente Pardelas Cenicientas. La sorpresa del día, sin embargo, fue el anillamiento de dos Gaviotas Patiamarillas que habían sido recuperadas en la semana por nuestro veterinario Miguel Angel, y que fueron liberadas en un día tan especial.
 





   Como podéis ver en las fotos, los niños acabaron encantados con las gaviotas y, lejos de tener miedo, todos querían acercarse para participar en el anillamiento. Fue una apuesta arriesgada, ya que las gaviotas no suelen tener buena prensa entre la población, sin embargo todos estos niños que estuvieron en el anillamiento seguro que ya nunca tendrán miedo de las gaviotas.

   Y para terminar, ¡Todos a la playa a liberar las dos gaviotas! Así retrató Andrés la liberación.



   Como los chicos quedaron tan entusiasmados, propuse a sus monitores que vinieran a una jornada de observación cuando fuera la migración postnupcial de la Pardela cenicienta, aprovechando que es el momento donde más cerca se pueden ver estas aves, y aceptaron encantados. Después de varios días de temporal, el sábado 4 de noviembre amaneció un maravilloso día, con un sol radiante y buena visibilidad. La mañana ideal para disfrutar con la observación de aves marinas.


    ¡Y no pudo salir mejor la jornada! 23.000 Pardelas cenicientas en tres horas de observación, record histórico del proyecto RAM en Ceuta, impresionante espectáculo que atrajo la atención de los chicos, y disfrutaron de lo lindo con la observación de aves marinas.



   ¡Pero no acabó ahí la cosa! El temporal de los días anteriores hizo que varias pardelas jóvenes e inexpertas desviaran su rumbo para adentrarse en la ciudad, y fueron recuperadas por Miguel Angel. Aunque ya habíamos liberado tres ejemplares los días anteriores, el viernes se recogieron dos más, los mismos que pudimos anillar y liberar en presencia de nuestros jóvenes aprendices.

Aquí los chicos atendiendo las explicaciones de Andrea y José Antonio.

El momento de la liberación de una da las pardelas.

   Maravillosa experiencia la que vivieron estos chicos, pocos podrán olvidar la sensación de haber visto de cerca, e incluso tocar, una Gaviota patiamarilla o una Pardela cenicienta, además de asistir al indescriptible espectáculo de ver pasar a menos de 500 metros de distancia varios miles de pardelas en menos de 15 minutos.

   Niños, gaviotas y pardelas, ¡Una bonita y protemedora combinación!













viernes, 2 de noviembre de 2018

MIGRACIÓN PARDELA CENICIENTA I

   Un año más, miembros de la Sociedad de Estudios Ornitológicos de Ceuta estamos realizando el censo de la migración de la Pardela cenicienta (Calonectris diomedea) desde la Playa del Desnarigado, en esta ocasión por encargo del Ministerio de Medio Ambiente para el proyecto LIFE IP-PAF INTERMARES. Son 35 días de un gran esfuerzo, donde tenemos que compatibilizar nuestras obligaciones laborales y familiares con el conteo de estas enigmáticas y desconocidas aves, pero que nos suponen también una gran satisfacción al poder comprobar como, año tras año, este maravilloso fenómeno sucede a pocos metros de nuestros ojos, como podéis ver en las fotos hechas por nuestro compañero José Antonio Lapeña.





  Transcurridos ya los primeros diecisiete días del periodo, del 15 al 31 de octubre, la migración viene con un poco de retraso y hasta los últimos dos días del mes el ritmo no ha superado las 2.000 aves/hora. En total, el mes de octubre ha terminado con una estima de 165.493 ejemplares en migración, cifra muy inferior a los 201.702 estimados a la misma fecha de 2017.



  Este año, además, José Antonio se ha propuesto como objetivo estimar el porcentaje de borealis que puedan viajar en los grupos de diomedeas, mediante la fotografía desde embarcación de los grupos de pardelas. Después, se estudiarán las imágenes intentando calcular la proporción de cada especie. Para alcanzar este objetivo, se realizarán unas 10.000 fotos durante la campaña con información sobre la edad y la especie.

  Aquí van varias inconfundibles Calonectris diomedea, o sea, la actual Pardela cenicienta.






   Y aquí algunas buenas candidatas a Calonectris borealis, la actual Pardela boreal.






   En la siguiente foto podemos ver una borealis (izquierda) y una diomedea (derecha), donde, además de la extensión del negro en la parte inferior del ala, se puede observar también la diferencia de tamaño, ya que la Pardela boreal es más robusta que la Pardela cenicienta.



   También estamos diferenciando la edad de los ejemplares, en estas fotos podemos ver cuatro adultas, donde se observa que se encuentran en muda activa.





   En este caso tenemos dos ejemplares de segundo año (2cy).





   Y este es un juvenil, un ejemplar de primer año que todavía no ha empezado a mudar.



   Seguiremos ahondando en este estudio de  edades y especies, realizando más jornadas de fotografía intentando conocer la proporción entre ejemplares jóvenes y adultos, el momento en el que pasa más cada grupo de edad, el porcentaje de borealis del total censado... supongo que este reto seguirá extendiéndose durante los próximos años, para confirmar y consolidar los datos que se obtengan al final de esta campaña. 

   ¡Seguiremos informando!




martes, 23 de octubre de 2018

SUPERANDO BARRERAS

  Poco tiempo ha tardado en batirse nuestro último récord. Si el 17 de septiembre N:62L superaba por primera vez la "barrera psicológica" que aparentemente había en Caleta de Vélez, llegando hasta Almería, menos de un mes después otro ejemplar ha seguido ¡¡¡MAS AL ESTE!!!. El 11 de octubre, N:28L fue observada en el Puerto de Cartagena por Sergio Eguía, dentro del programa de seguimiento de la avifauna de la Autoridad Portuaria de Cartagena. Esta observación fue comunicada por José Sánchez Pérez, responsable de Medio Ambiente de la citada Entidad.

N:28L - 11/10/2018 (Foto: Sergio Eguía)

   Este ejemplar fue liberado en la Playa de Benzú como joven de primer año el 25/07/2015, y hasta la fecha solo tenía una observación que hice yo el 05/05/2016 en ese mismo lugar.

N:28L - 05/05/2016


   Esta cita es muy importante, porque amplía el área de dispersión de nuestras patiamarillas por el Mediterráneo, y demuestra que, probablemente, la falta de citas se deba a la existencia de extensas zonas donde no se hace un esfuerzo constante en la lectura de anillas.

   En este mapa se pueden ver los anteriores límites de distribución en el Mediterráneo (Caleta de Vélez, por el Norte y Melilla por el Sur), y las dos observaciones de esta temporada que han superado esos límites (Almería y Cartagena).


   Para finalizar, hemos recibido recientemente el dato de que N:62L ha sido vista el 04/10/2018 en Caleta de Vélez. Parece evidente que este ejemplar no ha continuado su viaje más al Norte, regresando hacia la costa malagueña, lugar preferido para nuestras gaviotas en la dispersión otoñal.



   


jueves, 11 de octubre de 2018

¡¡¡MÁS AL ESTE!!!

  Durante cinco años nuestras Gaviotas Patiamarillas han tenido como límite en su dispersión por el Mediterráneo Caleta de Vélez. Desconocemos si la causa es la falta de observadores en la zona, o que realmente hay una barrera psicológica para las gaviotas del Estrecho que le impiden seguir más al Este, ya que Cuenca y Delgado en 2014 también establecían en el mismo lugar el límite de la dispersión de las patiamarillas de Tarifa.

   Ha tenido que ser en esta nueva temporada cuando se ha superado por primera vez esta barrera.  El 17 de septiembre,  N:62L fue vista en la Playa del Perdigal (Almería) por Radovan Vaclav. Este ejemplar fue anillado como pollo en nido el 8 de junio en una vivienda del Polígono Virgen de Africa.

N:62L - 17/09/2018 (Foto: Radovan Vaclav)

  En principio, Radovan identificó nuestra gaviota como sombría, y no es la primera vez que nos pasa esto con los ejemplares juveniles. Es posible que esto sea ocasionado por la mayor anchura del doble ancla oscura. Habrá que estudiar esta singularidad de nuestras patiamarillas.





  Este año, la dispersión postnupcial está dejando recuperaciones solo en la vertiente Mediterránea, fundamentalmente en la provincia de Málaga. La primera cita se produjo en Caleta de Vélez, donde Rafael Palomo observó el 31 de julio a N:61U, pollo anillado el 19 de mayo en el Recinto Sur.

N:61U - 31/07/2018 (Foto: Rafael Palomo)

    En el mes de agosto tuvimos otra cita en Caleta de Vélez, también de Rafael, N:5VP un ejemplar de segundo año recuperado en "el corralito" y liberado el 16 de noviembre de 2018. 

    Después empezaron a alternarse citas procedentes de diversos puntos de la provincia. En el Puerto de Málaga, se obtuvieron varias observaciones aportadas por Salva García Barcelona. Dos citas tuvo N:5WX, el 16 y 30 de septiembre, un ejemplar de segundo año que se liberó el 05/11/2017 en la Playa de Punta Blanca después de su recuperación.

N:5WX - 30/09/2018 (Foto: Salvador García)

   También nos reportó la cita de N:69J el 23 de septiembre, otro juvenil de los "oscuros" que llevó a hacer dudar en un principio al propio Salvador García.

N:69J - 23/09/2018 (Foto: Salvador García)

   Para terminar con las citas en el Puerto de Málaga, el 29 de septiembre fue vista N:65V, joven del año también.

   Otro ejemplar que fue visto  dos veces fue N:64L, controlado por Rafael Palomo el 20 de septiembre y José Cordero el 24 en Caleta de Vélez, también juvenil del año.

N:64L - 20/09/2018 (Foto: Rafael Palomo)


    También el día 20 de septiembre Rafael nos mandó otra cita, esta vez desde la Playa de Benajarafe. N:68T, pollo anillado en nido en el Cementerio de Ceuta el 10 de junio, en uno de los nidos que llevamos anillando desde que en 2013 empezamos nuestro proyecto.

N:68T - 20/09/2018 (Foto: Rafael Palomo)

    En total 9 citas de 7 ejemplares en la Provincia de Málaga y la primera en Almería para comenzar la nueva temporada. A estas les tenemos que sumar las tres recuperaciones que obtuvimos en nuestro viaje a Oued Laou, y que ya comentamos en anteriores entradas. En este caso se trataba de un ejemplar de segundo año y dos adultos.

    Estas son las localizaciones en el mapa de nuestras recuperaciones de agosto y septiembre.



   Para finalizar, ya en octubre, Antonio Gutiérrez nos alertó de que en Facebook había encontrado una lectura de nuestro proyecto. Aunque el observador no se ha puesto en contacto con nosotros, sabemos que el 2 de octubre N:5WL fue vista en Praia da Mata (Costa da Caparica, Región Lisboa). Curiosamente, esta gaviota ya tenía otra cita en el mismo lugar el 04/11/2017, y fue anillada el 1 de julio de 2017 en el Castillo de Santa Catalina.

N:5WL - 02/10/2018 (Foto: Isidoro Soares Teodoro)









   




















lunes, 17 de septiembre de 2018

JBEL MOUSSA, ISLOTE PEREJIL

   A pesar de que el domingo amaneció nublado, abrir los ojos y ver delante tuya el Jbel Moussa, y en el horizonte el Estrecho de Gibraltar es una experiencia única, seguramente una de las vistas más bonitas del mundo. Las nubes y el terreno seco propio del fin del verano no hacen justicia a la belleza del lugar, por eso os pongo dos fotos de ahora y otras dos del mes de febrero, mucho más vistosas y en un día claro más agradecido.
   Aquí tenéis las vistas del Estrecho desde el patio del Jbel Moussa Lodge.

25/02/2018

   Y estas del propio Jbel Moussa...

25/02/2018

  Y aquí estoy yo recién levantado disfrutando del fresco de la mañana el domingo 8 de septiembre...¿Te puedes despertar en un lugar más bonito que este?

09/09/2018

09/09/2018

   La primera actividad que teníamos prevista era la liberación de un Buitre leonado que había sido recuperado por Rachid, pero como todo lo que habíamos planeado ese fin de de semana, se tuvo que aplazar porque el cielo nublado y la ausencia de térmicas no eran el mejor escenario para que el buitre reiniciara sus vuelos. Nos tuvimos que conformar con hacerle unas fotos de recuerdo. ¡Impresionante verlo de cerca!





   La segunda actividad de la mañana era visitar el Pantano de Oued Rmel, que se encuentra en el valle que desemboca en el Puerto de Tanger Med, pero la realización de unas obras en la carretera de acceso nos impidió llegar al mismo... ¡Menudo gafe!

   Nos acercamos a Oued El Mersa y en la playa no había una sola gaviota... La cosa pintaba fatal, en la otra orilla el tiempo estaba lluvioso y las planeadoras no parecían decidirse a cruzar el Estrecho. Gastadas casi todas las balas del cartucho, decidimos que era el momento de pasar al último objetivo del fin de semana: la excursión al Islote de Perejil.

   Para llegar al sendero que lleva hasta el islote hay que coger la vertiente este del Jbel Moussa, la que da a Ceuta, y atravesar la otrora aldea de Belyounech, hoy convertida en una población turística con sus calles llenas de visitantes procedentes de otros lugares de Marruecos.

   Pero antes de iniciar la empinada bajada, Rachid nos quiso llevar al futuro Centro de Recuperación de Buitres, que será dirigido por él, y que entrará en funcionamiento en 2019. Actualmente ya se ha terminado la cimentación y estructura del mismo.

Aquí se situará la zona de recuperación.

Esto será lo que verán los buitres, desde su pajarera.


   Con el ánimo renovado afrontamos la última y, a la postre, más productiva parte de nuestro viaje. Nos enfrentamos a un sendero pedregoso, apenas definido, con continuas subidas y bajadas y que va bordeando el filo del barranco que da al mar. Un paisaje espectacular, donde si miras hacia un lado te encuentras con una mole caliza de 840 metros de altitud (el Jbel Moussa), y si miras hacia el otro ves la orilla del mar. Como podéis observar en las fotos, en estas zonas todavía existen arrieros que, a lomo de sus mulos y asnos, se dedican a llevar materiales a las aldeas que se encuentran en el camino.






  Como podéis ver, a veces el camino brillaba por su ausencia...





   Además de las maravillosas vistas, en los primeros compases del recorrido, cuando todavía no se había despejado el día, un par de enormes siluetas se intuían en lo más alto de la montaña, casi con toda seguridad se trataba de la pareja de Águilas reales que habitan por el Moussa.

   Poco a poco el día se iba animando, el cielo se abrió un poco y empezaron a llegar abejeros. Primeros varios grupos de entre diez o veinte ejemplares, para ir incrementando el número poco a poco hasta que el cielo se cubrió totalmente de ellos. Más de un millar pasaron en breve espacio de tiempo por encima de nuestras cabezas.




    También pasaron algunos Milanos negros y casi un centenar de Aguilas calzadas.



   Entre las rocas que bordeaban el camino, pudimos observar más de diez Collalbas negras y un precioso Roquero solitario.

Collalba negra (macho)

Pareja de collalbas (macho y hembra)

Roquero solitario
   
   Al llegar a la altura del Islote de Perejil decidimos hacer una parada técnica para comernos unos bocadillos y entretenernos viendo llegar a los abejeros. Aprovechamos para hacer la foto de grupo.





   Después de las fotos y de reponer fuerzas, retomamos el camino de vuelta dando por buenas todas las inclemencias sufridas en las tres primeras partes de nuestro viaje, porque solo por esta excursión  ya había merecido la pena hacer el mismo. Nuevas subidas y bajadas, más Collalbas negras y multitud de rapaces nos acompañaron en nuestro retorno, sudorosos por el calor que por fin había empezado a apretar pero felices por la bonita experiencia.




     En fin, otro gran fin de semana de pajareo y convivencia que nos ha descubierto un nuevo rincón de la Península Tingitana, sin duda un maravilloso lugar que todos debéis visitar. ¡Seguiremos descubriendo sus secretos!