domingo, 28 de noviembre de 2021

¡NUEVO RESCATE AL LÍMITE!

     Por desgracia, este año en vez de hablar de datos interesantes y de sacar conclusiones sobre nuestros estudios sobre las gaviotas y las pardelas, este blog se está convirtiendo en una sucesión de tristes denuncias sobre los atentados que sufren nuestras aves continuamente. Una vez más, hoy tengo que dejar constancia de la gran problemática que está ocasionando en nuestras costas la presión de la actividad de la pesca, totalmente descontrolada y sin que ninguna administración parezca interesada en controlar. 

     En la mañana del domingo recibimos el aviso de una gaviota colgada en la fachada de un colegio donde se estaba realizando un evento deportivo, y nos pusimos en marcha intentando rescatarla. La situación era verdaderamente lamentable, y se podía observar el terrible sufrimiento que estaba padeciendo el ave.

    

    Por suerte, el operativo de rescate se pudo organizar con rapidez, contando con la colaboración de los bomberos de Ceuta, que acudieron al rescate tras la llamada al 112. Era una operación que requería la actuación de alguien experto y preparado, debido a lo peligroso del sitio.





   A partir de ese momento entra en acción la labor de nuestro compañero Miguel Ángel, que intervino quirúrgicamente a la gaviota para intentar extraerle el máximo de anzuelos posible. 


   Probablemente, el arte que atrapó a nuestra amiga es un palangre artesanal ilegal, porque tenía una línea de varios anzuelos. Por desgracia, no ha sido posible extraer todo el sedal, por lo que se han quedado anzuelos en el aparato digestivo. Eso, unido a las heridas internas que haya sufrido durante su accidente, hacen que el pronóstico sea totalmente negativo, y muy pocas las esperanzas de supervivencia.

       

      Actualmente permanece en observación en la clínica de Miguel Ángel, a la espera de ver su evolución. Si tenía alguna esperanza de vida ha dado con la persona adecuada, él hará todo lo posible por sacarla adelante. Está en las mejores manos.



    Como siempre me gusta dejar un hilo a la esperanza, os adjunto el enlace a otra entrada donde en 2020 rescatamos un par de gaviotas. Una de ellas, la reincidente N:8NC, fue liberada por segunda vez sin poder extraerle el anzuelo del aparato digestivo, a pesar de ello hemos conseguido verla viva una año después, en septiembre de 2021. ¡Todo un ejercicio de supervivencia para esta gaviota! (Podéis ver la anterior entrada en ASI NO SEÑORES PESCADORES).

N:8NC - 25/09/2021

    Con el incidente de hoy me gustaría sacar dos conclusiones. La primera, y positiva, es que cada vez somos más las personas que nos preocupamos por nuestro entorno y de mejorar las condiciones de vida de los seres vivos que lo habitan. Con nuestras pequeñas aportaciones al final el mundo será un poquito mejor, por algo se empieza.

     La segunda, sin embargo es negativa. Todavía queda mucho trabajo por hacer, y hay mucha gente que realizan sus actividades sin importarles las consecuencias de sus actos. En el caso que nos afecta hoy, tanto la pesca deportiva como las artes ilegales, están suponiendo un caos ecológico en nuestras costas, sin que la administración mueva un dedo para su regulación y control. No estamos en contra de la pesca, pero toda actividad tiene unas reglas y han de ser controladas por la autoridad para garantizar su cumplimiento. Y esto en Ceuta no se hace. ¿Es tan difícil establecer un sistema de autorizaciones en las que se establezcan unas normas y se sancionen a los que no las cumplan? Parece ser que eso no da votos y que no es rentable políticamente establecer un control sobre los pescadores, y así seguirá habiendo desaprensivos que contaminen, ensucien nuestras playas y dejen sus aparejos abandonados para que queden atrapadas las aves marinas.

     Ante esto, no nos queda más remedio que seguir concienciando, pero también denunciando para que nuestras autoridades tengan en cuenta que queremos otro mundo, uno más sostenible y en el que se sancione al que no cumpla la ley y las ordenanzas municipales. ¿Es demasiado pedir?

lunes, 8 de noviembre de 2021

OTRA AUDOUIN "SEDENTARIA"

    En diciembre de 2019, en nuestros seguimientos que hacíamos en la Playa de Sidi Abselam, descubrimos dos ejemplares nacidos en Ceuta que pasaban el invierno a 33 km de su lugar de nacimiento, en el Mar Mediterráneo. Entonces nos preguntábamos si se trataban de  GAVIOTAS DE AUDOUIN ¿SEDENTARIAS?

    De hecho, una de las gaviotas observadas, BZAZ, está entre las primeras que regresan y es de las últimas que se van, observándose en Ceuta desde finales de febrero hasta mediados de agosto, reforzando la hipótesis de realizar la invernada en un lugar cercano. Desgraciadamente, la pandemia y las discrepancias políticas nos ha impedido continuar el seguimiento de las playas de Marruecos, por lo que no hemos podido confirmar con un mayor número de observaciones esta hipótesis.

    Pero una nueva cita nos invita a seguir insistiendo en esta idea, ya que en la salida en barco realizada el 3 de noviembre para observar la migración de la Pardela Cenicienta, fue localizada a media milla de la colonia del Sarchal una Gaviota de Audouin anillada, que resultó ser CNJA, ejemplar anillado en dicha colonia en el año 2019, un ejemplar todavía no reproductor y que pasa el invierno en el mismo lugar donde nació.







    Esperemos que pronto se reabra la frontera y se den las condiciones favorables para seguir obteniendo datos que nos permitan confirmar nuestras sospechas. Mientras, seguiremos trabajando en el estudio de nuestra pequeña y conflictiva colonia.












sábado, 6 de noviembre de 2021

SEGUNDA OPORTUNIDAD



     Un año más somos testigos en Ceuta de las graves consecuencias que ejerce la contaminación lumínica sobres los juveniles de Pardela Cenicienta durante su migración. El desproporcionado alumbrado de las playas de la Bahía Sur desorienta a los inexpertos jóvenes que llegan a introducirse en el casco urbano de nuestra ciudad, y en muchas ocasiones sufren traumatismos craneoencefálicos que resultan mortales.

    Afortunadamente, y gracias al esfuerzo de los compañeros que patrullan diariamente las zonas más conflictivas, este año todavía no tenemos constancia de que se hayan producido bajas, y todas las pardelas que han llegado a nuestras manos han sido devueltas al mar con éxito.




    Pero para llegar aquí hay detrás un importante trabajo de vigilancia de las playas y una buena labor de concienciación, que permite que la ciudadanía se esté implicando en la localización de los ejemplares que llegan a extraviarse en la ciudad. Estas son algunas de las pardelas recogidas en la fachada del Mercado Central, ese gran punto negro de nuestras costas donde se concentran el 90% de los deslumbramientos.










      Algunas incluso superan la muralla de la playa de La Ribera, y se introducen en la ciudad hasta que se estrellan contra algún edificio. Esto les sucedió a dos ejemplares que llegaron a colisionar con dos establecimientos hosteleros de la zona. Aquí vemos la pardela que colisionó con el bar El Mentidero, donde fue atendida por unos clientes mientras nuestro compañero Miguel Ángel la pudo recoger ya pasadas las doce de la noche.



   Y en este caso fue Mirian la que estaba "patrullando" por la zona cuando este ejemplar se estrelló contra el Restaurante Bugao y quedó suspendida en el toldo del mismo. El aviso lo dio Javier Rodríguez que pasaba en el momento de la colisión con su coche y fue testigo del accidente. Como veis, hemos conseguido que tanto voluntarios de nuestro grupo como ciudadanos ajenos a la ornitología se impliquen en el rescate de las pardelas cenicientas.




   La mayoría de los ejemplares rescatados son pequeños y vienen con poco peso, casi ninguna llega al medio kilo. Pese a ello todas tenían fuerzas suficientes para ser liberadas y devueltas al mar.


 




     Una vez realizada la revisión por parte de Miguel Ángel y comprobado que no tienen ninguna secuela de su colisión, son anilladas y ya están listas para su liberación. Pero antes no puede faltar la sesión fotográfica de José Antonio para completar su estudio que está realizando sobre esta especie. 



     Mientras, Andrés, Miriam e Iván iban recogiendo en sus cámaras todo lo que sucedía por allí.








  
     Llegó el momento de la liberación. En esta ocasión aprovechamos la jornada de observación de la migración para dar a conocer a todos los asistentes la problemática de la contaminación lumínica y como afecta a esta especie.









       Ahora que estamos inmersos en una grave crisis energética, con los precios de la electricidad por la nubes y sin expectativas de que hayan llegado a su techo, insistimos en la necesidad de disminuir la intensidad del alumbrado de las playas de la Bahía Sur de Ceuta, totalmente desproporcionado y que seguro suponen un elevado coste económico que no nos podemos permitir. 

      A principios del mes de octubre, tanto el Grupo local de SEO BirdLife como la Sociedad de Estudios Ornitológicas de Ceuta solicitamos el apagado del alumbrado de estas playas durante el periodo de migración de la Pardela Cenicienta. Después de insistir en medios de comunicación sobre el tema, y de gestiones realizadas por algunos compañeros del grupo, se consiguió un apagado parcial a partir del 1 de noviembre, que como podemos comprobar es totalmente insuficiente. No entendemos la necesidad de que las playas de Ceuta estén iluminadas por la noche como si fuera de día, es inexplicable e injustificable, pero al menos se podría hacer una excepción un mes al año, solo pedimos eso.

      Al menos en esta ocasión el trabajo de muchos componentes de nuestra asociación ha conseguido dar una SEGUNDA OPORTUNIDAD a nuestras pequeñas amigas, esperemos que hayan aprendido la lección y en el futuro eviten las infernales luces de las ciudades. Nos despedimos con este bonito vídeo grabado por Miriam, unas imágenes llenas de ilusión y de esperanza.